Blogia
Fuera de juego

La victoria como forja identitaria

 

Alvy Singer.

Una de las banderas que ondea orgullosa esta noche de celebración es la de un Raúl joven que fue el Madrid del pasado. Lo cierto es que tras esta nueva liga llega la reafirmación de ilusiones que no tienen nada que ver. Ni siquiera ha sido este Madrid , caren de mitos sólidos y lleno de luchadores de un aceptable coraje, algo extraordinario. Ha sido como el motivo por el que no llegaron a tiempo a los fasto: un día de lluvia. Un error de la naturaleza, un día gris es lo que parece que dejará esta liga para la posteridad.

 

También parece pura narrativa una remontada en tres minutos con un hombre menos. Las calles, ya lo supieron los Stones en Street Fighting Man, no tienen espacio para los deshauciados ni los rebeldes, ahora sólo son para las estrellas del rock, que es la nueva modalidad de estos campeones del fútbol. Tocan incidentes, destrozos y derroche para que la calle vuelva a tener espacio para llenarse de transeuntes.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres